La sencillez sí transforma

pexels-photo-668353

|Por Luis Salas|

Hace poco escribía un Microcuento que decía: “Entre tanta fanfarronería nunca se ha hecho nada.”

Nos podríamos preguntar: ¿Quién ha cambiado o transformado a las organizaciones? ¿A quién te dan ganas de seguir? Seguro te vienen a la cabeza, personas brillantes pero sobretodo personas sencillas.

El pasado lunes 17 de septiembre se cumplieron 45 años del asesinato de Don Eugenio Garza Sada. Sí, todos sabemos cómo expandió la industria iniciada por su padre Don Isaac Garza pero las personas que lo conocieron recuerdan con mayor admiración su gran sencillez. Por ejemplo: cómo entraba como uno más por su empresa. Y aquella anécdota que cuenta Miguel Treviño (futuro alcalde de San Pedro) en su TEDxTalk en TEDxPaseoSantaLucíaque Don Eugenio solía darle un “aventón” a algún estudiante del TEC de Monterrey cada miércolesy algunas veces le tocó al padre de Miguel.

Podríamos poner otros ejemplos como Don Alfonso Reyes, Roberto Martínez de Gruma, o líderes como Barack Obama o el Papa Francisco.

Algunos otros líderes como Don David Noel. Personas con las que me ha tocado trabajar como Don Ricardo Saldívar, ex CEO de The Home Depot México. Siempre dispuesto aprender y recibir Feedback. Me gusta el Servant Leadership que se profesa ahí y como lo usan como ventaja competitiva para llevar “Felicidad hogar por hogar en México.”Y como la practican sus líderes como Eduardo Valenti su Director de Recursos Humanos.

Qué razón tiene Seth Godin cuando dice en su libro “Tribes”“Being charismatic doesn’t make you a leader. Being a leader makes you charismatic.”

A veces se puede aparentar lo que no somos o buscar caer bien y eso se nota. Se ve forzado.

¿Qué consecuencias trae hacer este twist hacia la sencillez en dirigir?

I. La Transformación no es llevada a cabo por un grupo de iluminados. Hace unos días veía un repost de Niels Pflaeging sobre la mala metáfora de la transformación como un viaje. Además que la vuelve lenta, convierte a la transformación en un dolor de cabeza. Quizá por eso nos resulte ya arcaica el famoso proceso de transformación propuesto por John Kotter. Porque lo deja también a unos cuántos iluminados.

II. Nueva manera de ayudar a hacer transformación. Ha llegado el fin de las consultoras tradicionales que veían el cambio precisamente como un viaje. Una transformación alejada a la realidadque no toma en cuenta a quién está al frente del trabajo que hay que hacer ni se arma de líderes emergentes. De ahí que congeniemos mucho con nuestros amigos y asesores de The Ready o colegas como K2K Emocionado de Bilbao con el twist que hacen de la consultoría y la transformación organizacional. También otros consultores que proponen la reinvención de las organizaciones con base a esta realidad. Como esta entrevista imperdible con Fréderic Laloux (justo en Bilbao):

III. Sin humildad no hay aprendizaje. En el siglo XVII la Universidad de Cambridge, comenzó a admitir plebeyos a quienes lo distinguían de los demás como “sine nobilitas” (es decir sin el título de nobleza). Esta palabra se abrevió a snob para designar a aquellas personas que fingían o vivían de apariencias. Hoy ante el alza de posibilidades de poder transmitir todos tenemos el peligro de ser un poco snobs para querer impactar para querer enganchar.

Una de estas manifestaciones es qué tan abiertos estamos a escuchar puntos de vista diferentes y respetarlos; o a ser corregidos. Difícil es hacer realidad lo que algunas instituciones educativas dicen: creamos líderes. Es muy difícil decir eso porque en gran parte depende de la sencillez de las personas. Se habla en Pedagogía del Aprendizaje de Servicio; eso sí se puede fomentar.

Prácticas que puedes implementar:

*Hay que aclarar que la sencillez depende en gran medida de la libertad humana. Y muchas de las veces se trae desde casa (familia). Puede ser una falta de seguridad o falta de aceptación.

I. Haz que se mezclen. Cada vez son más comunes los espacios abiertos en las organizaciones. Quizás podrías utilizar sólo lugares privados para juntas. Trabaja con Cross Functional Teams, que te fuerzan a repartir liderazgos para poder avanzar con agilidad.

II. All Hands Meetings. Es bien conocida la práctica de Google de TGIF (“Thanks God is Friday”). Donde cada viernes distintos directivos comparten los avances de la organización y abren a todos la posibilidad de preguntar. Recuerda que la falta de visión o de dirección es la primer causa de estrés en las organizaciones.

III. Fomenta los grupos informales. ¿Hace cuánto que no te vas de bares con tus colaboradores? ¿Hace cuánto que no les preguntas qué política o iniciativa les gustaría tener? Habla con ellos fuera de la oficina, no todo es trabajo.

IV. Transparencia. La apariencia y la mentira no caben cuando se es transparente. Y ello implica desde transparencia en proyectos e incluso como hacen algunas organizaciones como en Buffer que todos los sueldos son conocidos por todos los colaboradores.

V. Fomenta el Servant Leadership. Así como en The Home Depot México, impúlsalo desde arriba; invierte la pirámide y pon el corazón a tus clientes; y después a quienes los atienden directamente. Importante también tener un claro sentido de Responsabilidad Social, si quieres ayuda en este tema, seguro nuestros amigos de Unboxed te echan la mano.

Ya no necesitamos más líderes alejados ni más apariencia necesitamos líderes cercanos y sencillez. Y para ello hace falta ver al otro cómo igual.